Año nuevo, juguetes nuevos y hábitos nuevos

Bienvenidos a una nueva entrada de mi blog.

Acabamos de empezar el año dejando detrás de nosotros las comilonas, las reuniones familiares y los regalos, y para los que tenemos hijos, sobre todo en edad de pedir, una de las principales novedades en la carta de los Reyes Magos son las consolas y los videojuegos.

Ante el desconocimiento y la desinformación de muchos padres, en ocasiones fruto de la (injusta) mala prensa del ocio digital, un sentimiento de terror recorre la espina dorsal de muchos progenitores mientras sus pequeños agarran los mandos con una gran sonrisa en la cara.

Tras leer, investigar y hablar (mucho) sobre videojuegos en artículos y charlas, hay una serie de reglas que a todos nos suenan o conocemos sobre la relación niños-videojuegos. Pero bien es cierto que muchos padres y profesores se enfrentan por primera vez a este mundo, por lo que quiero dedicarles los siguientes consejos e ideas esperando que les sean de utilidad.

¿Dónde la coloco?

Si tenemos una consola de sobremesa (Xbox One, PS4 o Switch), la idea más acertada es tenerla en el salón junto con el televisor común. De esta manera podemos controlar el tiempo de juego y a qué están jugando.

Pero no solamente la opción de controlar el juego es importante. Tener la consola en un lugar común nos va a permitir jugar con ellos y compartir una de sus aficiones. De esta manera tendremos algo más en común con nuestros hijos y podremos hablar sobre los juegos, descubriendo qué les gusta de ellos, qué les aportan, etc.
También les ayudaremos a diferenciar lo que es real de lo que no, así como comentar posibles aspectos negativos que puedan aparecer en el transcurso del juego.

Poner la consola en la habitación de nuestro hijo hace que perdamos las ventajas anteriores, las cuales creo que son claves para comenzar la relación de la consola con la familia sobre todo con niños pequeños. Más adelante, con un hijo adolescente, sí que nos podemos plantear la posibilidad de que éste tenga la consola en su habitación.

¿Cómo has dicho que se llama el juego ese?

Como ya he indicado, la desinformación de muchas padres llega hasta el extremo de comprar a sus hijos juegos que no son adecuados para su edad. Y es que comprar el juego de turno al niño «para que se calle», es uno de los principales motivos de compra. Pero, al igual que nos informamos sobre películas, series y programas adecuados para ellos, ¿por qué no hacer lo mismo con los videojuegos?

Existen muchas maneras de estar al tanto de las novedades y también de conocer las restricciones de edad y el contenido de un juego.
Para saber de qué tratan los títulos de los que hablan nuestros hijos y conocer las últimas novedades, existen un gran número de medios especializados donde encontrar análisis sobre estos juegos. De esta manera podemos conocer de qué trata cada juego, ver imágenes y vídeos sobre el mismo, y hacernos una idea de lo que va a ver y a hacer el niño con el nuevo juego que nos comenta.
De cara a estar informados, aquí tenéis algunas páginas que podéis consultar para estar al día de los juegos que marcan la actualidad de la industria.

Hobby Consolas
Meristation
3D Juegos
Mundogamers

Otra manera de conocer la idoneidad de los juegos para nuestros hijos es el código PEGI. Este código, presente en todas las carátulas de videojuegos, nos indica la edad mínima indicada del juego y si existe algún contenido que nos pueda alarmar (sexo, violencia, drogas…). Podéis conocer este sistema en profundidad en esta entrada que hice hace tiempo.

Por último quiero reseñar la opción del control parental. Todas las consolas poseen esta aplicación que permite controlar y conocer a qué juegan nuestros hijos y durante cuánto tiempo. Como muestra os dejo este divertido vídeo del control parental de Nintendo Switch. Y en este enlace tenéis cómo activar el control parental en las tres consolas.

¡Lánzate!

El último y mejor consejo que os puedo dar a día de hoy es el siguiente: ¡¡¡¡JUGAD!!!!
No existe mejor manera de comprender algo que participar de ello. Y, en este caso, la manera más eficaz de entender por qué llama la atención el fenómeno de los videojuegos, es jugar a alguno de ellos.
Da igual que sea en consola, ordenador, tableta o teléfono. Prueba a jugar. A poder ser a algún título que jueguen tus hijos.

Y después de jugar, no hay mejor forma de acabar la sesión de juego que hablar con ellos. Coméntales lo que te ha parecido el juego, pídeles consejo y compartid momentos juntos.
Eso sí: no os olvidéis de fomentar otras actividades como salir a pasear, leer juntos, hacer deporte en familia, jugar a juegos de mesa, asistir a espectáculos, viajar…
Los videojuegos son otra forma de ocio y es importante que, como padres, la conozcáis lo más a fondo posible.

Hasta aquí estos pequeños consejos que, espero, os sean de utilidad a la hora de gestionar la relación entre los más pequeños de la casa y los videojuegos.
Dejadme vuestros comentarios y compartid experiencias que hayáis vivido o trucos que tengáis guardados en la manga.

Os recuerdo que podéis seguirme en Twitter y en mi canal de Youtube.

Gracias por vuestro tiempo y, ¡hasta la próxima!

https://ko-fi.com/chicobrocha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s